lunes, 27 de febrero de 2017

El primer pico del año

Este domingo 26 de febrero, aniversario de Víctor Hugo, decidimos escaparnos de la ciudad, de su rutina, del carnaval, del ruido y la contaminación… para elevarnos a otra dimensión.


A un lugar en el que la amistad y la armonía se dan la mano, allí donde los sueños besan el aire y donde el tiempo es tan escurridizo como una gota de agua en un cristal…
Al final vamos a subir al primer pico del 2017… es un día especial… seguimos vivos, unidos, ilusionados…
Para ello hemos elegido un pico de Aragón, es un pico muy entrañable para algunos de nosotros… lo hemos subido en varios momentos de nuestra vida… pero está vez elegimos otro camino… más largo… con más vueltas, más desconocido, más tranquilo… con unas vistas impresionantes… ¿lo encontraremos?... ¿nos encontraremos?


Durante todo el día se respira paz y armonía… el Sol de febrero nos acompaña de cerca en silencio… conforme nos elevamos, el paisaje que se dibuja frente a nosotros nos da esa dulce sensación de libertad, tan difícil de explicar y que algunos nunca llegarán a conocer… las nevadas cumbres del pirineo nos saludan desde el norte… y más adelante aparece la silueta de esas dos peñas que representan el conocido salto de Roldan…


Y seguimos subiendo… juntos alcanzamos la cima... en nuestras miradas se aprecia un destello de felicidad, de tranquilidad, de paz interior… de vida.


Y desde ese sitio privilegiado, contemplamos esa otra cima, sí, justo la que está enfrente…  ese otro pico al que subimos para despedir el año 2016… y que también fue un “Ratico Inolvidable”…


Si algún día os animáis a subir y buscáis en el interior de ese precioso monumento construido con paciencia y sabiduría hallareis la huella de nuestros corazones montañeros…


Cae la tarde y con ella la luz… el cielo se llena de preciosas estrellas… que pena tener que bajar del cielo, de las nubes… tener que regresar… ¿A dónde vamos el próximo domingo?...

Hasta prontito!!





domingo, 5 de febrero de 2017

Tras las huellas de Bécquer

Saeta que voladora
cruza arrojada al azar,
y que no se sabe donde
temblando se clavará;

Hoja que del árbol seca
arrebata el vendaval,
sin que nadie acierte el surco
donde al polvo volverá;

Gigante ola que el viento
riza y empuja en el mar,
y rueda y pasa, y se ignora
qué playa buscando va.

Luz que en cercos temblorosos
brilla próxima a expirar,
y que no se sabe de ellos
cuál el último será.

Eso soy yo que al acaso
cruzo el mundo sin pensar
de donde vengo ni a donde
mis pasos me llevarán.

Entre gotas de sol y de agua… llegó febrero… el mes en el que nació mi querido poeta Bécquer… el mes de la poesía, de la sensibilidad, de la filosofía... el mes de los románticos.


Por ello, un año más, nuestros corazones nos guían tras las huellas de Gustavo… y siguiendo sus pasos hemos vuelto a contemplar la cruz negra… y saboreando sus palabras escritas en su Novena Carta Desde mi Celda, hemos llegado a ese entrañable lugar que llaman La Aparecida, “porque en él tuvo lugar, hará próximamente unos siete siglos, el suceso que dio origen a la fundación del célebre monasterio de la Orden del Císter, conocido con el nombre de Santa María de Veruela.”


Allí, nuestra mirada se encuentra con un paisaje cambiado y diferente… pero las palabras de Bécquer, consiguen trasmitir la esencia del lugar… nuestra mente se llena de sus pensamientos reviviéndolos con más fuerza al estar precisamente en ese sitio que los inspiro años atrás... al llegar al fragmento de la terrible tormenta el viento se enfurece a nuestro alrededor… tanto que ahogaba nuestras voces… os dejo ese fragmento en el que el poeta se vuelve pintor, y con la magia de las palabras crea pinceladas, dónde las ideas se transforman en imágenes…

Yo me figuro algo más, algo que no se puede decir con palabras ni traducir con sonidos o con colores. Me figuro un esplendor vivísimo que todo lo rodea, todo lo abrillanta; que, por decirlo así, se compenetra en todos los objetos y los hace aparecer como de cristal, y en su foco ardiente, lo que pudiéramos llamar la luz dentro de la luz. Me figuro cómo se iría descomponiendo el temeroso fragor de la tormenta en notas largas y suavísimas, en acordes distantes, en rumor de alas, en armonías extrañas de cítaras y salterios; me figuro ramas inmóviles, el viento suspendido, y la tierra, estremecida de gozo, con un temblor ligerísimo, al sentirse hollada otra vez por la divina planta de la Madre de su Hacedor, absorta, atónita y muda, sostenerla por un instante sobre sus hombros. Me figuro, en fin, todos los esplendores del cielo y de la tierra reunidos en un solo esplendor, todas las armonías en una sola armonía, y en mitad de aquel foco de luz y de sonidos, la celestial Señora, resplandeciendo como una llama más viva que las otras resplandece entre las llamas de una hoguera, como dentro de nuestro sol brillaría otro sol más brillante.”

Seguimos siguiendo a Bécquer, que nos guía hasta Alcala de Moncayo, desde un rinconcito, nos regala esta magnífica postal del pico, nevado, nublado e imponente…


Y continuamos tras sus huellas, que marcan el dictado de nuestro corazón… así llegamos al pueblecito bien defendido de Añón… lo recorremos… y visitamos el parquecito en el que descansa su estatua… su recuerdo nos acompaña… va cayendo la tarde, el Sol se esconde tras el Moncayo… y el frío va ganando terreno… un año más hemos caminado juntos a través de sus palabras… nuestros pensamientos se han vuelto a encontrar… como se encuentran esas dos gotas que van a parar al mismo pozo… como dos sueños de dos almas enamoradas… mis pasos siempre me llevan a Bécquer.

Allí, en esa estatua me ha parecido notar un suspiro, lejano, casi inaudible… ¿habrá sido una hoja al caer… o un gato que pasó a mi lado?... ¿Habrá sido una poesía?... ¿Bécquer?



Hasta prontito!!

martes, 24 de enero de 2017

Señales

Esta tarde he tenido el placer de visitar la exposición de mi querida amiga Rakel Goodfeith, titulada “Señales”…


En este planeta todo son señales… algunas se ven y se entienden muy bien, son claras y concisas… pero otras, en cambio pasan más desapercibidas… o se pueden entender de diversas formas… Tan solo un gesto, una mirada, una postura nos están trasmitiendo información de forma casi imperceptible…


Rakel, plasma de maravilla y con mucha gracia y genialidad, diferentes señales que muestran realidades, problemas, sentimientos, conflictos, ideas de nuestra actualidad…


Es una exposición muy gráfica y directa… cada dibujo contiene uno o varios significados… Hemos tenido la suerte de contar con la compañía de Rakel, que nos ha regalado su tiempo y sus explicaciones, gracias artista!!


Para terminar, nos ha comentado el significado de esta señal… que seguramente algunos de vosotrxs os habréis cruzado por la calle… el amor es tan complejo e incomprensible que hace falta alguien que nos informe de todos los interrogantes…



Si aún sois libres del tiempo… ¡¡Corred a disfrutarla!!


Os animo a que visitéis su exposición “Señales”, en el Espacio en Transito del Centro de Historia de Zaragoza que esta hasta el 19 de marzo de 2017.
¡Y… cuidado con las señales!

Y su página web: http://www.goodfeith.com/



Hasta prontito!!

lunes, 26 de diciembre de 2016

¡¡San Silvestre 2016!!



Un año más, tenemos la suerte de poder participar en la estupenda y divertida carrera de San Silvestre que organizan nuestros vecinos de Ejea… Se celebra un poquito antes del 31 de diciembre… por la mañana, gratuita, familiar y lo mejor es que se recoge comida de forma solidaria para Cruz Roja. ¡¡Que bonita forma de terminar el año!! Con deporte, disfraces y de forma solidaria


El recorrido por el parque, es muy bonito, tranquilo, sin tráfico y muy animado… cada año hay más disfraces y más risas!! Por lo que el ambiente es muy amigable y colorido…


Es una suerte poder correr con mi padre y mi hermano… y disfrutar juntos de una maravillosa mañana deportiva y familiar junto a nuestros primos.


Como todos los años, ha sido una carrera muy acogedora, llena de animadores y fotos… ¡Misión cumplida!


Espero poder repetir al año que viene y con vosotros!!! *.*




sábado, 19 de noviembre de 2016

La magia de la sensibilidad

Al fin llegó esa esperada tarde de noviembre, de amigos y familiares, de arte y sensibilidad… un “Ratico Inolvidable” en compañía de un genio… de George Ward… ¿Me acompañáis?...


Tenemos el placer de disfrutar de una visita guiada por cada uno de los preciosos lienzos de George… él nos va introduciendo en su maravilloso mundo… poco a poco nos desvela el simbolismo, el sentido, el significado, el porqué de cada elemento que aparece en sus magnificas obras… nada es casualidad…


Poco a poco, con sus palabras y ese toque de magia con la que combina y mezcla los colores… nos vamos introduciendo en un mundo lleno de riqueza, de emociones, de sentido, de sabiduría…


Al pasear la mirada por cada una de sus obras, por esos paisajes montañosos, por la naturaleza en su plenitud, por la dureza del invierno… el corazón se llena de vida… se emociona, como si leyera un poema, o escuchara una melodía… esa es la magia de la sensibilidad… la magia de George…

  
Para terminar, nos hemos introducido en un túnel formado por algunas de sus obras… un juego de símbolos… muy místico y especial… por él hemos cruzado del mundo de la vida al de la muerte… Ha sido una tarde genial, gracias George por tu tiempo, tu amistad y tus explicaciones con las que se elevan y multiplican las percepciones de tu obra y se disfruta de tu calidad y sensibilidad humana… creativa… artista…


Os animo a que visitéis su exposición “A tribute to Martin Johnson Heade”, en la Sala de Exposiciones del Palacio de Montemuzo del 5 de octubre al 20 de noviembre de 2016.



¡Ya no querréis salir de sus lienzos!!!
Y su página web: http://georgesward.com/

Os dejo el enlace a “Entre sueños”… que fue otra de sus exposiciones…

Hasta prontito!!

martes, 15 de noviembre de 2016

Mi cumplenube!!


En el año de las nubes… vuelve a ser 15 de noviembre, un día especial… de recuerdos, amistad, cariño, familia y amor… de hojas doradas y brumas madrugadoras… de muchas risas y pocos miedos… de mil felicitaciones y mil agradecimientos… un día lleno de armonía, felicidad, vida… hoy hace 28 años que vi el mundo por primera vez… qué rápido pasa el tiempo… pero con tantas personas magnificas, especiales y únicas a mi lado, me siento en una nube… iluminada por el cálido sol de la amistad…


Esta siendo un día estupendo, maravilloso, fantástico, genial, de cuento de nubes… gracias por todas vuestras amables felicitaciones!! Y por cada día “nube”…


Gracias por enviarme vuestro cariño!! Gracias amigos y lectores por estar siempre conmigo, por vuestra amistad y cariño…


Gracias a todos los que hoy me habéis acompañado, por regalarme un poquito de vuestro tiempo para hacerme feliz, me siento muy afortunada de teneros como amigos, como lectores, como familia!!!! Os quiero!!


Y gracias por acompañarme un año más en “Raticos Inolvidables” que el pasado 7 de noviembre también cumplió 9 añitos!!! Mi blog también se hace mayor!!


Y por último mil gracias y muchas felicidades a mis padres que hace 28 años fueron padres por primera vez!!!!



Hasta prontito!!

domingo, 6 de noviembre de 2016

En Anayet soy una nube


Esta tarde de viento y frío… de Luna creciente y noche larga… me viene al recuerdo uno de mis preciados tesoros de este otoño… ese domingo soleado, de cielo claro y preciosas nubes…


De familia, amigos, risas, paisajes… de conversar y compartir… siempre juntos… siempre adelante… ¡hacía las nubes! ¡cerca del cielo!


Desde la cima se observan otros picos, otros valles, allí, en lo alto, todo parece infinito… es una sensación increíble, de libertad y a la vez de no ser nada… y todo…


Cerca de mí, ascienden dos águilas que vuelan en círculos hasta fundirse con el cielo… ¿serán las almas de dos enamorados, que por fin se han encontrado?...


¡Qué bien se está en la montaña con la familia y los amigos! ¡qué bonito es poder compartir la vida con personas que la saben sentir y apreciar!


Ha sido otro “Ratico Inolvidable” en compañía de mis ángeles… allí, he estado tan cerquita del cielo que por un instante he sido una nube, que allí se quedó con un pedacito de mi corazón…


Espero volver prontito a ese rincón de paz y armonía… alejado de la muchedumbre… allí, dónde las nubes se convierten en misteriosas nieblas que besan las rocas… y las personas se vuelven un poco más humanas…


Hasta pronto!!!